En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Si me río de mi sombra como no lo voy hacer de lo que me asombra

21 de junio de 2017

La luna





Luna

La otra noche tropecé con
la luna,y la vi con ese resplandor que en algún momento te ciega y de ilusión te llena el corazón.


Le digo alúmbrame siempre el camino del amor, no quiero perderlo y a mi amor causarle mucho dolor.


Su contestación me dejo asombrado.

No te hace falta que y

o te alumbre si de verdad en tú corazón anida el amor, el camino siempre  lo encontrará. 

9 de junio de 2017

Dos paletos en Madrid


El otro día estábamos esperando el metro en la estación de sor, es el medio transporte que usan los madrileños.


Cuando lo veo venir me parece una culebra de esas que se tragan los niños enteros, abre las puertas y que enjambre de gente a empujones y achuchones consigo meter a la Remigia mi muje y detrás entrar yo.


Para cerrar las puertas ese bicho “el metro” me empujaron pero es que es como si alguien estuviera encima de mi eparda miré de reojillo, era una mozuela que estaba güenisima así que me hice un poco el paletillo.

Mi muje estaba más allá, la veía sonriendo me dije qué raro cuando mi muje se ríe menos que un salmón con el anzuelo en la boca, eso me alarmó un poquillo.

Por fin llegamos a la Plaza de España y le pregunto ¿Por qué te reías? Es que me estaban estrujando y con los vaivenes del metro notaba unas sensaciones creía estaba en el paraíso, mi muje es que tiene unas domingas de campeonato.


¿Oye y el dinero? Se echa mano al sostén donde suele llevar el dinero para que no se lo quite nadie pero el dinero había volado no lo tenía, que hacemos sin dinero.
No te preocupes sabes que en la cartera siempre llevo algo me echo mano al bolsillo de atrás y por más que meto la mano la cartera no la encuentro.


Así que estamos dos de pueblo en Madrid que ya no pueden decir de Madrid al cielo porque nos han dejado sin dinero