En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Si me río de mi sombra como no lo voy hacer de lo que me asombra

2 de agosto de 2015

El semáforo


Lógico que un peatón no se sepa el código de circulación, y por sitios prohibidos deseen cruzar, ya sean abuelos abuelas jóvenes y mozuelas, porque tienen que comprar.
 

La alcaldesa de Madrid ha pensado que no pude perder votantes, porque los conductores los atropellen en unos instantes. 

Los organismos oficiales quieran proteger esa vida que ellas- ellos con gracia y salero, desean exponer aunque les caiga encima un motero.

 


Para esas vidas poderlas salvaguardar en sitios estratégicos vallas terminan de colocar. 

Pero si esto lo leyesen esos organismos, deberían de poner otras barreras para que a los peatones en general, los coches no los deban de atropellar. 
 

Los conductores cuando aparece el ámbar intermitente no dudan en pasar, si les dices algo, menos guapo te dicen de todo, yo no se lo llevo a mal, porque más bien soy un poco como Quasimodo.

 

El semáforo en ámbar está para los conductores sepan respetarlo, estar paraditos y no cruzarlo, mientras en la calzada esté gente pasando.

 

26 de julio de 2015

Me confundierón




Me han confundido y al cielo me querían mandar
con ese otro San José que siempre nos lo encontramos en un altar.

Pero siempre existen las personas que entienden que fue un error garrafal de apreciación el que esa persona tuvo que ver ,haciéndole saber José de Madrid es, y está vivito y coleando ,y por la Castellana paseando.
                  
Yo si puedo a los cuatro vientos cantar pregonar y como alguacil por toda la blogosfera decir.

Una rutilante estrella que siempre sus opiniones grandes discusiones generaba, ha dejado ser ese anónimo el cual Arrapiezo se hacía poner,
también conocida era esa vehemencia en argumentos para unos escabrosos, para otros escandalosos, los demás leían y aplaudían siempre a rabiar, creo que sin gran rigor Arrapiezo el broncas se le llamó por su excelencia el corregidor.
                          

Ese anónimo Arra, Arrapiezo ya tiene cabeza cuerpo manos brazos y una gran sesera, ya se le conoce en la blogosfera, y no como un niño de humilde condición pues su nombre se acaba de descubrir.


Con gran sorpresa para unos y confirmación para otros que además de criticar también sabe escribir y editar.

Y con una barbaridad de eso que llaman letras acentos y guiones, todas los agitó metiéndolas en sus zurrones, y un hermoso libro al respetable al terminar le obsequió

Mucho cuidado tendrá de lo que dice o bendice, no lo quieran con grillete y cadenas a la trena llevar, y no por lo bien que se sabe expresar y si por lo que no deja de censurar.