En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Si me río de mi sombra como no lo voy hacer de lo que me asombra

30 de septiembre de 2014

Enseñame la luz del amor


Luz que con fuerza resplandeces,  

ilumíname ciega no me dejes.

enséñame el camino del amor
ilumíname pero no me ciegues

Deseo ser amada no acosada,
deseo saber de verdad de verdad ,
lo que es sentir vibrar con esa
felicidad que te da el amar

Luz con fuerza resplandeces
no te apagues no te alejes.

que no se cansen tus rayos
de iluminar,
 


esa vereda por donde tiene que pasar
quien su amor me confesará.

No puedo dejar de mirar
esa vereda por donde él con
su gran estilo al andar aparecerá.

23 de septiembre de 2014

Dichoso otoño que llegó ya


Soy una molécula insignificante en    

la inmensidad del desierto, las montañas

y el mar.

 

Mi corazón siempre está dispuesto siempre al otoño glosar.
 

Pero no me encuentro eufórico porque con él ha aparecido sus impertinentes amigos, él insufrible viento acompañado de la lluvia, que te cala sin piedad alguna.

 


Los arboles también se enfadan y se desnudan, tirando toda su ropa para demostrar que el otoño es una estación que les sientan muy mal.

 

Las rosas se marchitan  y no digamos esas caras bonitas, las ves como lloran, porque el buen tiempo imploran.

 


Les disgusta tener que usar gabanes abrigos o tapados, porque sus líneas

nadie las ve, ya que parecen unas monjitas, y no pueden ver ellas esos ojos de que les miraban enamorados.